fbpx

Por qué escribo

Muchas veces me pregunto: ¿por qué escribo?

Tal vez escribo para capturar pequeños momentos en el tiempo o para dejar un legado. Para descubrir quién soy realmente y todo lo que soy capaz de ser. Para ser alguien más o para embarcarme en un viaje.

Siempre me han encantado las historias. Crecí alrededor de las historias y de los cuentos. Recuerdo que me llenaba de emoción escuchar a mi madre o algún profesor cuando me leían alguna historia.

Luego descubrí que me gustaba escribir y crear mis propios mundos.

Llevo contando historias desde los siete años. Recuerdo que lo primero que escribí fue un cuento sobre un niño del antiguo Egipto. Sí, ese de los faraones y las pirámides.

En ese entonces, escribía porque me gustaba, lo mismo que sigo haciendo ahora. Así es, si lo tuviera que resumir en una frase, diría que escribo porque me gusta. Solo por eso.

¿Que si tengo otras razones, además de esa, para escribir? Sí, las tengo, y hoy quiero contarte cuáles son.

Porque quiero expresarme con libertad

Debo sacar todo lo que tengo dentro. Y esto solamente lo puedo hacer por medio de la escritura.

Cuando escribo me convierto en otra persona, en el protagonista de la historia. Así que puedo probar la vida de alguien más aunque sea por un momento y vivir sus fantasías y caprichos.

Escribo porque puedo decir cosas que no puedo decir en voz alta.

En ningún otro momento me siento tan auténtico como cuando estoy escribiendo.

Porque le da propósito a mi vida

Todas las personas llegamos a este mundo con un propósito (o eso creo). Con la escritura siento que llevo a cabo el mío y que cumplo con mi destino.

Cuando me expreso a través de la palabra escrita siento que contribuyo de manera positiva en el mundo de ese pequeño grupo de personas que leen mis historias.

Si te sientes pequeño en este mundo, el de las letras puede ofrecerte un arma más poderosa que la espada. Un mundo en donde puedes conquistar a todos tus enemigos, reales o imaginarios. En el que puedes ser cualquier cosa que tu mente te diga.

Porque escribir es terapéutico

Cuando escribo me dejo llevar del todo, me abandono a las palabras de forma salvaje. Doy a luz a mis pensamientos más íntimos a través de la prosa. Me pierdo y dejo de ser una persona con problemas, así sea solamente durante el momento en el que me vuelvo uno con mi teclado.

Escribir me libera de recuerdos de un pasado doloroso y me permite alcanzar mis sueños y aspiraciones no satisfechos.

Las emociones más reprimidas tienen vía libre a través de las páginas y los conflictos más íntimos tienen solución. Lo cual siempre me lleva a experimentar bienestar mental y psicológico.

Dentro de tu mente existen pensamientos y emociones fuertes que no se expresan fácilmente de forma verbal. Pero a través de la escritura creativa, puedes liberarte de ellos sin temor al rechazo, a la intimidación o a las represalias.

El dolor necesita una salida y la escritura me ha ofrecido la oportunidad de dar voz a esos sentimientos. Lo que a su vez, me ayuda a sanar las heridas.

Solo soy un ser humano vulnerable que necesita desahogarse y conectarse con otras almas.

Para mí, el proceso creativo es tan beneficioso como hacer ejercicio, comer bien o dormir lo suficiente. Fortalece mi autoestima y alivia mi estrés.

Porque me divierte

Sí, también escribo por diversión.

No lo hago necesariamente para ganar dinero o con un propósito superior. No pienso salvar al mundo con mis historias.

Escribo también porque disfruto hacerlo.

Si no te diviertes escribiendo, estás desperdiciando tu tiempo. Puedes vender miles de libros, pero si no disfrutas el proceso, algo estás haciendo mal. Tus lectores lo notarán.

Porque mi mente se abre a nuevas ideas haciéndome sentir inspirado y motivado

Los escritores tenemos la capacidad de componer palabras de tal forma que pueden evocar emociones, transmitir un mensaje y crear imágenes de la misma manera en que un artista pinta con su pincel,

El lenguaje es mi lienzo y las palabras mis herramientas.

Cuando escribo sobre algo la idea original da vueltas dentro de mi cabeza dando origen a ideas nuevas.

Las palabras estimulan mis sentidos y despiertan mi curiosidad. Me gusta sentir que hacen lo mismo por mi lector quien se convierte en parte de las historias que cuento, identificándose con algún personaje, transportándose a lugares desconocidos y reaccionando a cada palabra.

Porque tengo algo que decir

Quiero que mis historias entretengan y animen a la gente.

Mi vida se vio profundamente afectada por las historias que leí cuando era joven. Leer historias me dio el valor de seguir adelante. Me sacó de mi propio mundo para llevarme a otra realidad en la que la esperanza era posible siempre y cuando los protagonistas jamás se rindieran.

Así que quiero brindar esa misma experiencia a mis lectores.

Quiero transportarte a otro mundo de la misma forma en la que yo fui transportado por los escritores que leí.

❋❋❋

Para mí, escribir es como comer y respirar. Es un acto de creación con el que expreso mi propia estupidez y locura sin restricción alguna.

Escribir es también un acto de rebeldía. Las palabras son mi arma para transformar a todas aquellas personas quienes me permiten entrar en sus vidas a través de mis historias.

Escribo porque no puedo imaginarme a mí mismo sin hacerlo.

Escribo solo por el amor a esto.

Ahora tú, ¿por qué escribes?

Si te ha gustado, por favor compártelo: