fbpx

Quiero escribir mi primer libro, ¿por dónde empiezo? 

Hay tres tipos de personas en este mundo: los que van a escribir un libro, los que no van a escribir un libro y los que van a fracasar en sus intentos de escribir un libro.

Es posible que, dentro de ti, tengas implantado el gusanillo de la escritura. 

Y ese gusanillo se mueve y se retuerce constantemente recordándote ese deseo. 

A pesar de lo mucho que quieres hacerlo, tienes miedo, no sabes cómo comenzar, qué pasos dar. 

Escribir un libro es intimidante y te entiendo perfectamente. A mí también me ocurrió. 

Si de verdad quieres escribir tu primer libro, vas a necesitar compromiso, tiempo y dedicación. Tus fortalezas y debilidades, experiencias de vida, incluso los libros que lees, juegan papeles muy importantes en la formación del autor en el que quieres convertirte. 

A mí me tomó 3 años escribir mi primera novela y un año escribir mi segundo libro. 

Quiero proponerte una manera sencilla de ayudarte a comenzar con la tarea hoy mismo. 

¿Te suena bien? 

¿Por qué quieres escribir un libro?

Lo primero que deberías hacer es, conocer tus motivos

Si quieres escribir un libro para ser amado y adorado, entonces mejor adopta un perrito. 

Si quieres escribir un libro para hacerte rico, entonces mejor compra la lotería. 

Si quieres escribir un libro para volverte famoso, entonces mejor hazte influencer en Instagram. 

Ahora, si tienes una historia dentro de ti que grita por salir y que te sientes obligado a compartir, entonces escríbela. 

El proceso de escritura es solitario. Te pasas horas y horas investigando, escribiendo y reescribiendo tu libro. Sentado solo en una habitación con tus palabras y tus pensamientos como única compañía. 

Si nunca has escrito un libro, será un poco difícil acostumbrarte al aislamiento. Pero te aseguro que esa sensación pasará a medida que te metes en el proceso. 

Para controlar el aislamiento y mantenerte motivado, en primer lugar debes conocer las razones por las que has decidido escribir un libro

Pregúntate lo siguiente: 

➔ ¿Escribir un libro es un proyecto que me apasiona realmente?

➔ ¿Es un libro el mejor medio para expresar mis ideas? 

➔ ¿Quiero generar ingresos con mi libro? 

➔ ¿Es apenas un pasatiempo? 

➔ ¿Me atreveré a enfrentar lo que viene después de escribirlo?

➔ ¿Escribir este primer libro me ayudará a avanzar hacia mi sueño de escribir a tiempo completo?

➔ ¿Para qué servirá mi libro? (Educar, entretener, informar, inspirar…)

➔ ¿En qué se va a diferenciar mi libro de otros publicados sobre el mismo tema? 

➔¿Hacia quién va dirigido mi libro? 

➔ ¿Por qué la gente va a querer leer mi libro? 

Comprométete 

No todas las personas que han escrito y publicado sus libros son los más talentosos, los mejor educados o los que tienen las ideas más fascinantes. 

Sin embargo, lo que sí tienen en común es que no se dieron por vencidos

Antes de comenzar, pregúntate si tienes los recursos mentales, la energía creativa y el tiempo para hacerlo. 

Debes saber que el compromiso implica escribir diariamente sacrificando otras actividades o reorganizando tu día para que puedas hacerlo. 

Adopta la mentalidad de un escritor profesional que no se rinde así no tenga ganas de hacer la tarea. 

Cuando te comprometas estarás dando el primer paso en este emocionante viaje. 

Desarrolla un hábito de escritura 

La principal razón por la que muchos escritores no publican un libro es porque nunca lo terminan. Porque nunca formaron un hábito sólido de escritura. 

Es natural si te sientes abrumado al escribir un libro por primera vez, pero debes recordar siempre por qué comenzaste. 

Desarrolla tu hábito poco a poco. Comienza con metas pequeñas, tanto en tiempo de escritura como en cantidad de palabras, y auméntalas gradualmente. 

Es probable que tengas que compaginar tu libro con tu trabajo, tu estudio o tus compromisos sociales. 

Así que es importante que establezcas un horario de escritura y hagas todo lo posible para apegarte a él.  

Recomendación: consigue un calendario físico y cuélgalo en la pared donde puedas verlo todos los días. Por cada día que escribas, dibuja una X para esa fecha. Al final de la semana, debes tener una fila de X completa. Si pierdes un día, deberás comenzar de nuevo y ver cuánto tiempo pasa antes de romper la cadena. (Este es el método utilizado por Jerry Seinfeld, el comediante gringo) 

Decide qué tipo de escritor eres

Hay escritores que se sientan frente a la página en blanco con apenas una idea vaga de hacia dónde quieren ir o de qué va a tratar la historia. Conciben situaciones a medida que avanzan y fluyen de manera natural acompañados de su musa o de su subconsciente. 

Otros escritores pasan semanas o meses organizando sus ideas. Deciden con anticipación sobre qué quieren escribir y tienen una visión clara de su historia antes de anotar la primera letra. 

Estos últimos tienen una idea bastante clara y firme de lo que van a decir e investigan sobre el tema principal para respaldar sus palabras. 

El proceso de escritura es diferente para cada persona

Después de años de reescrituras y manuscritos sin terminar, descubrí que pertenezco al segundo grupo. Me gusta y necesito saber sobre qué voy a escribir. 

Elige un género 

Echa un rápido vistazo a tu estante de libros. ¿Qué ves? ¿Romance? ¿Terror? ¿Ciencia ficción? ¿Novela negra o de acción criminal? ¿Suspenso? ¿Autoayuda?

Elegir el género es uno de los pasos más importantes. No bases esta elección en los géneros que se venden mejor, sino en lo que te gusta leer y te emocionará escribir. 

Si eres fan de la ciencia ficción y escribes una novela romántica, vas a producir un libro de mala calidad, si es que lo llegas a terminar. 

Primero escribe para ti, no para el mercado. 

Selecciona tu sistema de archivo

Encuentra los programas adecuados para crear y guardar tu trabajo. 

Algunas opciones populares y gratis son: Google Drive, Dropbox, Evernote y Microsoft Word

Yo prefiero utilizar Google Drive para escribir y guardar mis textos. Además, todo mi material está más seguro en la nube. 

¿Prefieres escribir a mano? Adelante, genial. Aunque también te recomiendo tener una copia de seguridad. 

Asegúrate de poder acceder a tus notas y capítulos fácilmente. Recuerda, crea el camino de menor resistencia hacia tu objetivo.

Configura tu entorno de escritura y combate las distracciones

Diseña un entorno que permita que tu creatividad florezca sin ningún obstáculo. 

El espacio que escojas tiene que permitirte permanecer enfocado. Tal vez te sientas productivo en una cafetería rodeado de gente o en la soledad absoluta. Depende de ti. 

Aquí tienes algunas ideas para que tu espacio de trabajo sea más acogedor: 

► Decora tu área de trabajo con imágenes o afirmaciones positivas que te motiven e inspiren. 

► Despeja el espacio creando un lugar abierto y ordenado en el que puedas organizar tus pensamientos y herramientas de trabajo.

► Ubica tu calendario a la vista. 

► Crea una lista de reproducción de música para concentrarte.

► Minimiza las distracciones y aléjate del celular, el televisor y el perro. 

Cualquier interrupción en la concentración hará que pierdas entre 20 y 30 minutos de trabajo. Te vuelves menos eficiente cuando te distraes y tardarás el doble de tiempo y energía al volver a la actividad. 

Lee mucho

Aprende sobre el arte del conflicto. Crear un conflicto poderoso y tejerlo con fuerza a lo largo de la historia, requiere de mucha práctica y dominio.  

El conflicto es lo que hará que tus lectores permanezcan interesados en el final. Debe afectar a tus personajes de una manera que los obligue a actuar y a crecer en la trama. 

Una historia con un conflicto débil deja a los personajes exactamente en el mismo lugar en el que se encontraban al principio y la historia no causará una impresión duradera. 

Observa cómo tu autor favorito te mantiene interesado. Cómo cuenta la historia, cómo comienza y cómo la va desarrollando. 

Ponte tu sombrero de pensar 

Es el momento de hacer lluvia de ideas para encontrar la idea central del libro. 

Una forma de hacerlo es escribiendo libremente para ver hasta dónde te lleva tu mente

También puedes crear una lista de intereses y valores personales y revisar cuáles temas saltan a la vista o qué patrones encuentras en ellos. 

Piensa en los libros que amas, en los que te pierdes en cada una de sus páginas. 

Tal vez no sea un género específico lo que te gusta. Puede ser una determinada voz, un tipo de historia o una serie de personajes. 

Haz una lista de todas tus locas obsesiones, de lo que hace latir tu corazón. 

Puede resultarte de mucha utilidad llevar un cuaderno de notas para registrar todos los pensamientos que se te ocurran durante el día. 

Para evitar que tus ideas se pierdan en el caos o se olviden, documenta cualquier detalle relacionado con tu tema de interés

Nunca sabes cuándo se te va a ocurrir una buena idea. La inspiración ataca en los momentos menos esperados. 

Cuando tengas la idea principal, revisa la demanda y otros autores que ya hayan trabajado en ese nicho. 

Si el mercado está muy saturado, no te desanimes. Busca un punto de vista original o un giro único sobre el tema

Si tu idea parece sólida y consideras que es un concepto sobre el que puedes escribir miles de palabras, continúa. De lo contrario, regresa a la lluvia de ideas. 

Acepta que cometerás errores 

Tu primer borrador va a apestar. 

No evalúes tu esfuerzo basándote en lo bien o mal que quedó ese primer intento. 

La única intención de este esqueleto es poner en el papel la historia que está atascada en tu cabeza. 

Al principio solamente te dedicarás a vomitar toda la información que tienes dentro y es obvio que muchas ideas van a parecer absurdas e inacabadas. 

Las reescrituras, ediciones y revisiones están diseñadas para mejorar esos primeros contenidos. 

En este primer estado, tus dedos deben moverse automáticamente sobre el teclado. Las oraciones poco a poco se van convirtiendo en párrafos y los párrafos en capítulos. 

No lo pienses demasiado. No te detengas a revisar la gramática ni la ortografía. Ni compruebes que lo que has escrito tiene sentido

Registra tu progreso

Uno de los consejos más importantes que puedo darte para escribir tu primer libro es que hagas un seguimiento de tu recuento diario de palabras y cuánto tiempo dedicas a escribir cada día

Ernest Hemingway solía registrar en una pizarra el número de palabras que escribía diariamente. 

Rastrear el tiempo te ayudará a identificar cuánto te tomaría escribir un capítulo o una sección. 

Comienza hoy mismo a escribir tu libro

¿Sabes cuál es la parte más difícil de escribir un libro? Tomar la decisión de hacerlo. 

Apuesto a que has tenido la idea en tu cabeza durante mucho tiempo. Se ha estado filtrando en tu mente tratando de salir. 

Los libros no se escriben solos. 

Cuando le cuento a las personas que escribo libros, muchas me contestan: “¿En serio? Siempre he querido escribir un libro”. 

Lo escucho mucho. Yo les pregunto entonces: “¿por qué no lo has hecho?”. Y generalmente me contestan: “realmente no sé cómo hacerlo”. 

Muchas personas coquetean con la idea de escribir un libro, pero nunca lo han tomado muy en serio ni han tratado de hacer realidad esa visión. 

Si has llegado hasta aquí es porque estás determinado a escribir tu primer libro. Ahora es el momento de comenzar. 

Para ser escritor debes tener pasión, paciencia y persistencia

Lee y escribe a diario. Estudia si puedes. Hay muchos cursos de escritura gratis en Internet. 

La única manera de convertirte en escritor es escribiendo

✱✱✱

Tu turno: ¿tienes el gusanillo de la escritura implantado dentro de ti? ¿Te sientes dispuesto y comprometido a escribir tu primer libro?

Si te ha gustado, por favor compártelo: