fbpx

Descubre cómo puedes leer más libros aunque no tengas tiempo para ello

¿Sabías que, en promedio, un colombiano considerado no lector lee 2,7 libros al año y uno considerado lector lee apenas 5 libros al año?

Las cifras son ridículas y desalentadoras. O sea, el colombiano que más lee, apenas logra leer 5 libros en todo el año.

¿Tú cuántos libros lees al año? (Por placer, no porque te toca)

¿30? ¿15? ¿3? ¿Ninguno?

Hace poco estuve hablando con un amigo sobre nuestros hábitos de lectura.

Uno de los propósitos de mi amigo para este año era pasar más tiempo leyendo y se fijó la meta de 50 páginas diarias. Sin embargo, me comentaba que a veces no leía ni la mitad de eso y que, al paso que iba, fracasaría en alcanzar ese objetivo.

Le conté que en promedio yo estaba leyendo unas 200 páginas por semana, abrió los ojos como platos y me preguntó cómo diablos hacía para leer tanto. Me dijo que yo era un desocupado y que no se imaginaba de dónde sacaba tanto tiempo para leer.

Le contesté con lo primero que se me vino a la cabeza (y lo más obvio): “es que me gusta leer”.

Mi amigo me respondió: “Bah, a mí también me gusta leer, pero la vida no me da para tanto”.

Puede ser que también para ti, leer más sea algo que siempre has querido hacer, que sabes que disfrutarás, pero simplemente no puedes hacerlo.

A lo largo de los años, he probado un montón de trucos y consejos que me han permitido llegar a mi meta de lectura.

Algunos dirán: “pues haz un curso de lectura rápida”.

No. Te confieso que detesto esos cursos. Porque para mí, leer es un placer que me gusta disfrutar a cierto ritmo, con calma, como un buen vino.

Entonces, no importa cuál sea tu meta de lectura ni el tiempo del que dispongas. En este post te dejo 8 recomendaciones que me han funcionado y que seguramente te van a funcionar a ti también.

¡Suerte y feliz lectura!

#1 Elige libros que te entusiasmen

Parece bastante obvio (y lo es), pero es más fácil que leas libros que piensas que vas a disfrutar, en lugar de libros que te toque leer por obligación.

En mi caso, he fallado al leer varios clásicos de la literatura simplemente porque alguien esperaba que los leyera o porque cuando comencé no estaba en el estado de ánimo adecuado. Y ahí quedaron, a medias.

Escoge libros que coincidan con tus intereses.

Sin importar el tipo de libro (ficción o no ficción), es importante que disfrutes lo que estás leyendo.

Seguramente tus amigos te recomienden libros que a ellos les encantan, pero que no necesariamente van a despertar algún interés en ti.

No leas por leer. Leer por obligación hace que la actividad se convierta en todo un martirio y terminarás sintiendo pereza mental cada vez que tengas un libro en las manos.

No te alejes de los libros que te atraen solamente porque a otras personas les parece que tu elección es pésima. Si te gusta la serie Crepúsculo o Cincuenta Sombras, pues, qué le vamos a hacer 🤷‍♂️.

#2 Deja a un lado los libros que no disfrutas

¿Estás luchando contra el libro que estás leyendo? Abandónalo.

Te confieso que yo sí terminaba todos los libros así no me gustaran. Sentía algo de culpa si los dejaba inconcluso. Lo que me quitaba mucho tiempo porque me demoraba mucho más en terminarlo de lo que debía.

Ahora no me siento mal por dejar un libro sin terminar.

Si no vale la pena para ti y no te estás divirtiendo, no deberías sentir pena por dejarlo ir.

¿Acaso te terminas toda de la temporada una serie incluso si los dos primeros episodios apestaron por completo? Con un libro pasa lo mismo.

Si estás en la mitad de un libro y no encuentras respuesta cuando te preguntas: “¿Qué hago leyendo esto?”, hazlo a un lado y déjale tiempo y espacio a otro que sí valga la pena.

#3 Lleva tu libro a todas partes

Siempre, SIEMPRE hay una oportunidad para leer. Mientras esperas a un amigo en un café, en un hueco en la universidad, cuando esperas que tu médico te atienda, en el bus de regreso a casa, en el baño mientras… bueno, ya sabes.

Cada vez que tengas un momento, saca un libro y lee.

En lugar de pasar el tiempo maldiciendo el trancón o a tu amigo que no llega, toma tu libro y comienza a leer.

Yo siempre llevo un libro conmigo y todavía me encanta leer en papel. Nada se asemeja al olor y la textura de un libro real en tus manos.

“Pero es que yo nunca llevo maleta, cartera, morral (lo que sea) conmigo”.

Entiendo que llevar un libro a cuestas no siempre es fácil ni conveniente, pero no es ninguna excusa para no leer. Puedes leer un libro en el Kindle, la tablet o el celular.

#4 Róbale tiempo a otras actividades

La verdad es que si observas con detenimiento, tienes más tiempo de inactividad del que te imaginas.

“Es que yo no tengo tiempo libre”. Pfff, más excusas.

¿Cuánto tiempo gastas viendo televisión todos los días? Reduce la cantidad de tiempo que le dedicas a la tele o reemplaza completamente una actividad con la otra.

¿Y qué me dices del tiempo que desperdicias utilizas en Facebook, Twitter o Instagram? Descarga cualquier aplicación que te permita medir el tiempo que pasas en redes sociales. Te sorprenderás.

Siempre habrá tiempo para lo que sea, si así lo deseas y realmente te interesa.

Trata de encontrar uno o dos espacios pequeños en tu día en los que puedas hacer algo de lectura.

En mi caso, me gusta leer en las noches. En lugar de prender el televisor, me pongo cómodo para leer mis libros.

#5 Encuentra o crea un lugar tranquilo

¿Existe algo peor que avanzar en tu lectura y darte cuenta que no recuerdas nada de lo que acabas de leer? (Bueno, sí existen cosas peores, pero quiero establecer un punto)

Las distracciones son casi inevitables. Como la llamada de buenas noches de tu madre o que tu gato se vuelva loco en medio de la noche sin motivo alguno.

Pero hay otras distracciones sobre las que tienes completo control.

Comienza por preferir una habitación silenciosa. Siéntate cómodo en un lugar que se encuentre lejos de un televisor o de una ventana con vista a una calle concurrida.

No es necesario que el lugar esté en completo silencio. Sería fantástico, pero es prácticamente imposible.

Si el ruido de la calle, de tus hijos, de tu esposo, de tu novio es inevitable, saca tus auriculares y escucha algo de ruido blanco, sonidos de lluvia, olas o música sin líricas.

Esto ahogará el ruido externo y te ayudará a mantenerte concentrado.

Recuerda: es mejor una hora de lectura enfocada que tres horas de lectura interrumpida.

#6 Ponte una meta

¿Qué tal 20 páginas al día?

Esto fue lo que más me ayudó a construir el hábito.

20 páginas puede ser una meta lo suficientemente pequeña y poco intimidante para alguien que quiere comenzar a leer con mayor frecuencia.

La mayoría de las personas leen 20 páginas en 30 minutos.

Y 20 páginas todos los días se acumulan rápidamente. Al final de la semana, tendrás por lo menos 100 páginas leídas de tu libro.

Ya tú escogerás el momento del día. Temprano en la mañana antes de comenzar tus actividades diarias o antes de ir a la cama.

Ya te decía anteriormente que yo leo sagradamente todas las noches antes de acostarme. Para mí es una excelente forma de relajarme y de terminar el día.

#7 Ten listo el próximo libro

Evita la fatiga de decidir. Sí, tomar decisiones es agotador para nuestro cerebro.

En lugar de pensar y pensar cuál va a ser tu próxima lectura, busca listas seleccionadas. Si te gustan los temas de no ficción, gente como Bill Gates y Mark Zuckerberg publican listas de lectura interesantes.

También puedes unirte a una comunidad como Goodreads. Allí encontrarás recomendaciones de libros hechas por personas con tus mismas preferencias.

Elabora tu propio inventario de libros para leer, así podrás pasar de un libro a otro sin pensarlo mucho.

#8 Hazte BFF de un comelibros

Las personas que aman los libros generalmente buscan conectarse con otras personas con sus mismos gustos y a quienes pueden hacer sus propias recomendaciones.

Cuando un libro te conquista o te emociona hasta los huesos, generalmente quieres difundirlo y compartirlo con los demás.

Si te haces amigo de un lector voraz, vas a querer leer más por simple proximidad. Te motivará. Será como una especie de entrenador personal de lectura.

Y por último…

El consejo más importante de todos es: LEE.

Recuerda establecer objetivos razonables. Si no has leído en todo el año (no cuentan las publicaciones en redes de amigos ni los mensajes por WhatsApp de las tías), ponte objetivos alcanzables. “Voy a leer 5 libros este año” o “voy a leer este libro de 200 páginas este mes” es más razonable que “leeré todos los tomos de Canción de Hielo y Fuego este mes”.

Encuentra libros con temas que te interesen. Incluso, libros que sean bonitos, con ilustraciones, con fuentes fáciles de leer. La lectura es una experiencia, así que encuentra libros con los que te sientas cómodo.

Busca la variedad y alterna los temas para mantenerte interesado. Si te gusta la ficción, prueba con la no ficción para variar. Cualquier tema, sin importar cuánto te interese, puede llegar a cansarte si enfocas toda tu atención en él.

Haz de la lectura una parte de tu vida. Como comer o respirar. Si la lectura es importante para ti, no importa lo ocupado que estés, siempre vas a encontrar algo de tiempo para leer.

Ahora tú.

¿Cuántos libros lees al mes? ¿Qué otros hábitos te han permitido adoptar el hábito de la lectura?

Si te ha gustado, por favor compártelo: